Ferrovial entra en el proceso de privatización del mayor aeropuerto de Japón

MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) –

Ferrovial ha entrado en el proceso abierto por Japón para privatizar del aeropuerto internacional de Kansai, mediante su concesión a una empresa para que lo explote y gestione durante un periodo de 44 años.

La compañía española figura entre la veintena de firmas a las que Japón ha invitado a presentar ofertas para hacerse con el aeródromo, según el listado difundido por la actual sociedad gestora del aeropuerto.

El interés del grupo que preside Rafael del Pino por este activo se enmarca en la estrategia de crecimiento y expansión que actualmente aborda, y que tiene el negocio de aeropuertos como uno de sus principales ejes.

Así, Ferrovial, que actualmente participa en el aeródromo londinense de Heathrow, está también en liza por el proyecto de ampliación y posterior gestión del aeropuerto de Santiago de Chile.

Además, la compañía compró recientemente y al 50% con Macquarie tres aeródromos regionales británicos y logró entrar en el ‘núcleo duro’ de Aena, operador español que ultima su privatización parcial.

_

17 millones de pasajeros anuales

El aeropuerto internacional de Kansai es uno de los más importantes de Japón y contabiliza unos 17 millones de pasajeros anuales. Está ubicado sobre una isla artificial a unos 24 kilómetros de Osaka, una de las mayores ciudades japonesas, que además acoge una importante actividad industrial.

Cuenta con vuelos domésticos, si bien la mayor parte de sus rutas son internacionales, con destinos a China, el sudeste y el centro del continente asiático, Oriente Medio, India, Australia, Nueva Zelanda, y algunos puntos de Europa y Estados Unidos, entre otros.

La instalación se inauguró en 1994 y aún se mantiene operativa la anterior, el cercano aeródromo de Osaka-Itami, que fundamentalmente opera los vuelos domésticos. El contrato de cesión en concesión del aeropuerto de Kansai conllevaría la gestión de esta otra instalación.

_

Puja de una veintena de grupos

Con la privatización de esta infraestructura, Japón busca recortar la deuda de unos 12.000 millones de dólares (unos 8.630 millones de euros) que acumula de su construcción, además de incrementar el potencial y la competitividad de las instalaciones, mediante un aumento de los ingresos y los pasajeros, mediante su gestión a « operadores e inversores experimentados ».

Para lograr este proyecto, Ferrovial competirá con las otras 18 compañías internacionales que constituyen la ‘shortlist’, el listado de grupos que cumplen con los requisitos para participar en el proceso, difundido por Japón.

Entre los competidores de la compañía española figuran seis grupos nipones, entre ellos Orix Corporation, Sumitomo, Mitsui y Mitsubishi, los grupos australianos Macquarie, IFM Investors y AMP Capital Investors, la italiana Atlantia, el fondo estadounidense GIP, la francesa Vinci, la india GMR Infrastructure, y los aeropuertos de Manchester y Singapur.

_